15 oct. 2017

pan persa




Hacía tiempo que andaba detrás de esta receta. Me parecía interesante la idea de hacer un pan plano y que además llevara unas semillas que nunca había usado antes.

Las cantidades de la receta son para elaborar dos panes y os aseguro que no durarán mucho tiempo. Los puedes acompañar con muchas salsas, pero personalmente con lo que más me ha gustado ha sido con hummus.

Ingredientes:
Para el prefermento:
125 g. de harina de trigo (9% proteína)
75 g. de agua
1,5 g. de levadura fresca

Para la masa:
200 g. de prefermento
350 g. de harina de trigo (9% proteína)
150 g. de harina de sémola de trigo duro
300-310 g. de agua
10 g. de sal

Para decorar:
1 cucharada de postre 1 vaso de agua
semillas de sésamo y ajenuz (también conocido como Nigella o Kalonji)

Preparación:

La noche anterior prepara el prefermento. Mezcla todos los ingredientes en un recipiente, tapa y deja que fermente toda la noche en el frigorífico.

Al día siguiente mezcla el prefermento con el resto de la harina, la sémola, el agua y la sal. Mezcla y deja reposar cinco minutos. Amasa a mano o con una amasadora hasta conseguir una masa homogénea.

Haz una bola y colócola en un bol engrasado. Tapa y deja reposar hasta que doble su volumen.

Cuando haya doblado su volumen, echa la masa en la encimera y desínchala ligeramente apretando un poco con las manos. Después, divide la masa en dos.

Coloca cada porción encima de un papel de hornear y, tirando con los manos, dale la forma que ves en la fotografía. Deberá tener 1 cm de espesor aproximadamente. Si quieres, puedes espolvorear el papel con un poco más de harina de sémola para que no se pegue mucho.

Cubre las dos masas con un film transparente y déjalas reposar hasta que doblen su espesor.

Mientras el pan fermenta, echa en un vaso de agua una cucharada de harina, y pon a hervir durante un minuto. Mezcla bien para que no se hagan grumos. Reserva.

Cuando los panes estén listos, echa 3 o 4 cucharadas de la papilla anterior por encima y extiéndela bien con un pincel. Con esto conseguirás una corteza brillante, dorada y un poco dulce.

Con la punta de las manos haz los surcos que ves en la imagen. Deberás meter los dedos hasta que casi toquen el papel. Seguidamente, espolvorea cada pan con las semillas.

Hornea a 250 ºC durante unos 10 minutos. Déjalos enfriar sobre una rejilla.

Fuente: el libro Pan casero, de Ibán Yarza.


1 oct. 2017

bollicao

bollicao

Como muchos de vosotros, aquí ya hemos arrancado motores y vuelto a la rutina. Nuestra hija de 4 años nos pide cada día una merienda diferente. Así que para evitar repeticiones, y discusiones, me he puesto a preparar bollicaos caseros. ¿A qué niño/a no le gustan?

Además, como se pueden congelar, he congelado algunos para comerlos más adelante. Si los descongeláis a temperatura ambiente queda perfectos.

Al menos así tengo solucionado un día de la semana.¡Ya sólo me queda pensar 6 meriendas más! Jajaja.

Ahora en serio, están buenísimos y la miga es súper tierna. Los podéis dejar sin rellenar para rellenarlos después de lo que más os guste. Yo los he rellenado de Nutella antes de hornear, pero si lo preferís los podéis rellenar después, bien cortando cada bollo por la mitad o bien con una manga pastelera y una boquilla estrecha y larga introduciendo la Nutella por ambos extremos del bollo.


Ingredientes:
50110 g. de harina de fuerza
25 g. de levadura fresca
250 ml de leche
75 ml de yogur
75 g. de mantequilla blanda
75 g. de azúcar
1 cucharadita de miel
1 cucharadita de sal
200 g. de nutella

Preparación:
La noche anterior echa en un bol amplio todos los ingredientes excepto la levadura, la leche, la mantequilla y la crema de cacao. Mezcla bien para que la levadura no entre en contacto con la sal y el azúcar.

En una olla pequeña pon a calentar la leche y cuando ropa a hervir échala sobre la harina y mezcla bien. Cuando la masa esté templada, añade la levadura desmenuzada y mezcla bien. Echa la masa sobre una superficie amplia y comienza a amasar, estirando y plegando la masa sobre sí misma. Al principio es una masa pegajosa, pero a medida que vayas amasando se volverá más manejable. Pasados unos 10 minutos, añade la mantequilla y continúa amasando unos 10 0 15 minutos mas. El tiempo de amasado dependerá de tu habilidad para amasar. La masa tienen que quedar lo más lisa posible.

Haz una bola, cólocala en un bol y cúbrela con papel film. Mete el bol en el frigorífico hasta la mañana siguiente.

Al día siguiente, corta la masa en porciones de unos 70 gramos cada una y dales forma de bolas. Cúbrelas con un film trasnparente ligeramente enharinado para que no se pegue. Estira cada porción sobre la encimera enharinada formando un rectángulo. Con una manga pastelera pon una tira de nutella en uno de los extremos alargados y enrolla la masa cubriendo la nutella. Sella bien los bordes presionando con las yemas de los dedos, pliega los extremos y continúa enrollando la masa hasta llegar al otro extremo alargado. Pellizca este extremo para cerrar bien la masa y coloca la parte pellizcada en contacto con la encimera.

Deja todos los bollicaos con el cierre hacia abajo sobre una bandeja forrada con papel de hornear y tapados con un trapo para que crezcan durante una hora aproximadamente.

Precalienta el horno a 180 ºC, pincela los bollicaos con un poco de leche y hornea durante unos 12-15 minutos, hasta que estén ligeremente dorados. Déjalos enfriar sobre una rejilla.

Fuente: Las recetas de la felicidad.



20 sept. 2017

brazo de gitano de chocolate

brazo de gitano de chocolate

¿Os habéis despertado alguna vez con ganas de comer chocolate? A mi me sucedió el otro día y como en casa son unos amantes incondicionales del chocolate, me puse a pensar qué era lo que podía preparar con él. En seguida me vino a la mente un brazo de gitano. Nunca lo había preparado, así que tras una “larga deliberación” decidí que era la opción perfecta.

Como el chocolate iba a ser el protagonista del día, decidí que iba a estar presente en toda la receta. Así que tanto el bizcocho como el relleno iban a llevar chocolate. Al principio tenía mis dudas, pensé que sería demasiado, pero no podía estar más equivocada. Fue probarlo, y todos al unísono coincidimos en un largo Ummmm. Estaba claro, la receta había sido todo un acierto y debía pasar a formar parte de mi recetario.

Como veréis más adelante, la receta es muy fácil de preparar y, además, se puede congelar y comer otro día. De hecho, en casa nos gustó más la porción que habíamos congelado. Ahora vamos a la receta... Espero que os animéis a prepararla y que la disfrutéis tanto como nosotros.

Ingredientes para el bizcocho:
63 g. de harina
130 g. de cacao en polvo
4 g. de levadura en polvo
2 g. de sal
4 huevos
135 g. de azúcar
1 g. de café instantáneo
28 g. de aceite de girasol

Ingredientes para el relleno:
25 g. de chocolate negro 70% cacao
120 g. de nata para montar
200 ml de nata para montar bien fría
1/4 de cucharilla de polvo para hacer cuajada

Ingredientes para la decoración:
Cacao en polvo para espolvorear

Preparación:
En un recipiente mezcla con un tenedor la harina, el cacao en polvo, la levadura en polvo y la sal. Reserva.

En otro recipiente bate los huevos y el azúcar con las varillas de la batidora hasta obtener una crema. Contra más tiempo batas, mejor crema conseguirás y más esponjoso será el bizcocho, así que ten paciencia. Después, agrega el aceite y mezcla bien. Añade el café instantáneo y, por último, agrega poco a poco la harina y el cacao que habéis reservado previamente. Mezcla con movimientos envolventes para que no se baje la crema.

Coloca papel de hornear en la bandeja del horno y vierte la masa en ella. Extiende uniformemente por toda la bandeja ayudándote de una espátula.

Hornea en horno precalentado a 180 ºC durante unos 12 minutos o hasta que al insertar palillo en el centro del bizcocho salga limpio.

Mientras, coge otro trozo de papel de hornear del mismo tamaño del anterior y espolvorea ligeramente con cacao en polvo por toda la superficie. Esto ayudará a que el bizcocho no se pegue.

Cuando el bizcocho esté hecho, sácalo y dale la vuelta sin quitar el papel y colócalo sobre el cacao que tienes en el otro papel. Seguidamente, retira el papel que ha estado en el horno.

Estando todavía caliente el bizcocho, enróllalo sobre si mismo por la parte más estrecha y sin quitar el papel. Es necesario que el bizcocho esté todavía caliente o de lo contrario se agrietará. Deja enfriar por completo el bizcocho enrollado sobre sí mismo.

Mientras se enfría, prepara el relleno. Coloca el chocolate y la crema en un recipiente y derrítelo al baño maría sin que el agua toque el recipiente. Cuando esté bien mezclado déjalo enfriar. Reserva u poco aparte para decorar después el brazo de gitano.

En otro recipiente, monta el resto de la nata (cuando empiece a espesar, añade el polvo para hacer cuajada y estabilizar así la nata montada. De esta forma durará más tiempo firme) y añade poco a poco el chocolate derretido.

Desenrolla el bizcocho y extiende sobre él la crema de chocolate. Vuelve a enrollar el bizcocho, esta vez sin papel, y dale la vuelta para que no se abra. Déjalo en el frigorífico por lo menos 1 hora antes de servir.

Espolvorea con cacao en polvo y echa por encima el chocolate derretido que habías reservado antes.


1 jul. 2017

pancakes de maíz

pancakes de maíz

No hay nada mejor que levantarte por la mañana y encontrar en la cocina un desayuno completo: café con leche, zumo de naranja y... pancakes. Al menos a nosotros en casa nos gusta mucho tomar pancakes para desayunar. En cuanto vi que estos llevaban harina de maíz quise probarlos. Si tienes un poco de esta harina y no sabes qué hacer para gastarla, esta es una buena opción. Espero que os guste...

Ingredientes:
500 g. de yogurt
2 huevos
6 cucharadas de azucar
4 cucharadas de aceite de girasol
piel rallada de 1 limón
1 cucharilla de extracto de vanilla
2 cucharilla de levadura Royal
2 tazas de harina de maíz
1 taza y 1/2 de harina de trigo

Preparación:
Mezcla los huevos con el azúcar, el aceite, la ralladura de limón, el yogurt, el extracto de vainilla y la levadura. Agrega la harinas harinas poco a poco comprobando la consistencia de la masa. Tal vez necesites más o menos cantidad dependiendo del tipo de harina que uses.

Calienta una sartén grande antiadherente a fuego medio. Echa un poco de mantequilla y y haz los pancakes. Seguramente no necesitarás echar más mantequilla. Se hacen enseguida, así que en cuanto el pancake se dore un poco, dale la vuelta.

Estos pancakes los puedes tomar tal cual o con mermelada, pero a nosotros nos gustan con un poco de miel y unas gotas de zumo de naranja.

Fuente: Home Cooking Adventure.



15 jun. 2017

creme brulee

creme brulee

Como ya os he dicho en otras entradas, me encantan los postres de cuchara. Por eso no podía faltar en mi recetario esta receta. La Crème Brûlée se conoce en todo el mundo y poco hay que decir de ella. Se trata de una crema suave con una capa encima de azúcar quemado. Romper esta capa es todo un gustazo y como os podréis imaginar está deliciosa.

Ingredientes:
6 yemas a temperatura ambiente
100 g. de azúcar
7 g. de extracto de vainilla
500 g. de nata para montar
60 g. de azúcar para caramelizar

Preparaciones:
Calienta el horno a 150 ºC.

En un recipiente bate las yemas de huevo con el azúcar y la vainilla hasta obtener una crema.

Coloca la crema en una cacerola y calienta hasta que comience a hervir. Vierte poco a poco sobre la mezcla anterior y sin dejar de remover con unas varillas.

Pon los moldes en la bandeja del horno y echa la mezcla en ellos. Coloca la bandeja en la mitad del horno y vierte agua muy caliente en la ella hasta que llegue a la mitad de los moldes.

Hornea durante unos 30-35 minutos.

Saca los moldes y deja enfriar a temperatura ambiente. Después, mételos en el frigorífico durante al menos 2 horas o durante toda la noche.

Antes de servir, espolvorea 1 cucharada de azúcar encima de cada crema y quémala con un soplete.

Deja reposar durante unos 5 minutos antes de servir.

Fuente: Home Cooking Adventure.