25 jun. 2019

Crepes de trigo sarraceno y cúrcuma

Crepes de trigo sarraceno y cúrcuma

No podía poneros hoy una receta más fácil, crepes de trigo sarraceno y cúrcuma. Hace ya tiempo que busco recetas hechas con harinas que no lleven gluten y el trigo sarraceno es hasta el momento una de las alternativas que más me gustan. Tiene un sabor muy suave en comparación con otras harinas y eso lo hace muy versátil. Podéis comerlos para desayunar, merendar o cenar con el relleno dulce o salado que más os guste.

Ingredientes:

  • 1 taza de harina de trigo sarraceno 
  • 2 tazas de agua 
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pellizco de pimienta negra molida
  • 1 pellizco de cúrcuma en polvo
  • 1 pellizco de sal marina

13 may. 2019

Mini trufas sin azúcar

Trufas sin azúcar

Hoy receta sencilla, unas mini trufas sin azúcar que están riquísimas. Con unos pocos ingredientes prepararéis unas trufas perfectas para cerrar una comida, acompañar un café o para quitaros de vez en cuando las ganas de dulce. Hay muchas recetas por Internet también muy saludables, pero lo que más me gusta de esta receta es su sencillez y los pocos ingredientes que se necesitan. Espero que os gusten...

Ingredientes:

  • 1 taza de puré de dátil
  • 1/2 taza de cacao puro
  • 1/4 de cucharilla de aceite de coco
  • Coco en polvo para decorar
  • Un chorroncito de ron (opcional)

29 abr. 2019

Pasta fresca de harina de garbanzo

Pasta fresca de harina de garbanzo

Me gusta hacer de vez en cuando pasta fresca en casa y me encanta probar harinas nuevas para su elaboración. Hoy os traigo la receta de la pasta fresca de harina de garbanzo, una alternativa a la pasta con gluten o simplemente otra forma de comer legumbres. Normalmente hago pasta fresca con la máquina de hacer pasta Imperia, pero para este tipo de harina prefiero aplastar la masa a mano con ayuda de un rodillo y después o bien la enrollo sobre sí misma y la corto con un cuchillo o bien la corto con la máquina. Las cantidades que os pongo a continuación son para 4 personas. Puedes prepararla después con los ingredientes que más te guste, pero a mi personalmente este tipo de pasta me gusta comerla con un sofrito de cebolla y tomatitos cherry. Al final le añado pimienta negra recién molida y queso Idiazabal rallado. ¡Está increíble!

Ingredientes:

  • 400 g. de harina de garbanzos tamizada
  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 1 cucharilla de aceite de oliva extra virgen
  • un pellizco de sal

24 abr. 2019

Sopa juliana

Sopa juliana

Que hay comer mucha verdura es algo que tengo muy claro desde pequeña, así que intento preparar recetas con verduras a menudo y trato de variar las recetas para que todos en mi familia las coman sin protestar. Hoy he cogido todas las verduras que tenía a mi alcance y he preparado una sopa juliana. Esta receta no tiene ninguna complicación, lo único que cuesta es cortar finamente todas las verduras. Una vez echo esto, lo único que hay que hacer es cocerlas en agua media hora aproximadamente. Más sencillo y sano, no se puede. Espero que os animéis a preparar esta receta de verduras y que os guste tanto como a mí.

Ingredientes:

  • 2 zanahoria grandes
  • 2 puerros
  • 1/2 col pequeña
  • 2 puñados de espinacas 
  • 2 nabos pequeños
  • 1 puñado de vainas
  • 2 patatas medianas
  • 1 puñado de habas
  • 1/2 coliflor
  • 1 cebolla
  • 2 cucharadas de tomate
  • 1500 ml caldo de verduras
  • 2 cucharillas de sal

18 abr. 2019

Lassi de mango enriquecido

Lassi de mango enriquecido

Hoy vengo con una receta súper rica que adoramos en casa y que es perfecta para desayunar o merendar, el lassi de mango. Como ya sabréis, el lassi es una bebida tradicional india elaborada con fruta fresca, especias y yogurt. Puedes usar yogurt natural sin azúcar o, como yo he hecho esta vez, puedes usar leche de coco. La receta es de la Dra. Odile Fernández y aunque su receta está muy rica tal cual, yo he añadido un poco de kefir.

El mango es una fruta que me gusta muchísimo y siempre que puedo se la añado a mis batidos de frutas. Hasta se lo añado al arroz al curry. Lo mismo puedo decir del cardamomo ¡Lo adoro!. El sabor que le aporta a los batidos es increíble. Hace ya tiempo que empecé a usarlo para preparar panecillos suecos y desde entonces el cardamomo no falta en mi cocina. En serio, probad este batido ¡Está increíble!

7 abr. 2019

Kefir de leche

Kefir de leche

Desde hace ya algunos meses tomo casi a diario kefir de leche. Como sé que tiene muchas propiedades he querido compartir con vosotros la manera de prepararlo. Lo ideal es tomarlo tal cual, añadiéndole semillas, fruta seca o fruta fresca, pero también se puede usar en muchas recetas. Es cierto que si lo cocinamos, pierde todo su poder probiótico, pero a veces os podéis encontrar con una cantidad de kefir que no vais a tomar y podéis aprovecharlo como sustituto del yogurt en numerosas preparaciones.

El kefir de leche es una leche fermentada con granos de kefir de leche. Estos granos de kefir de leche son una comunidad de levaduras y bacterias que viven juntos y que al fermentar la leche nos ayudan a preservarla y a convertirla en un alimento probiótico muy nutritivo. En realidad es algo parecido a lo que ocurre con el yogurt, aunque existen algunas diferencias: el kefir es más líquido y más agrio que el yogurt, es más fácil de preparar ya que no tienes que medir la temperatura de la leche ni tan siquiera calentarla y, lo más importante, es que tiene una composición microbiana mucho más diversa que el yogurt.

Cada grano de kefir de leche es es diferente. Su composición microbiana depende del tipo de leche que uséis (mejor pasteurizada que uht y mejor todavía si es ecológica) para alimentarlos y también del ambiente en el que se fermente el kefir. Si no conocéis a alguien que os pueda pasar algunos de estos granos, hoy en día se pueden conseguir granos de kefir de leche gratis en Internet. Hay muchos grupos en Facebook donde se regalan, así que no os preocupéis.

28 mar. 2019

Coliflor en aceite

Coliflor en aceite

Hoy os traigo una receta un tanto diferente con la que estoy encantada, coliflor en aceite de oliva. Se trata de una receta muy sencilla y es sin duda una forma diferente de comer coliflor. La primera vez que probé la coliflor de esta forma, creí que no me iba a gustar, pero lo cierto es que después me di cuenta de que iba cada poco tiempo a comer otro trocito y otro y otro. Desde luego, para picotear entre horas es una buena alternativa y como entrante para una cena también. Sencilla, nutritiva y rica ¿Qué más le podemos pedir a una receta?

Lo de guardar alimentos en aceite, es algo muy habitual en algunos países, pero lo cierto es que yo no lo hago muy a menudo. ¡Y es una verdadera pena! los resultados son inmejorables. Podéis echar un vistazo también a la receta de tomates confitados ¡Están muy ricos! Por supuesto, para este tipo de preparaciones, utilizad siempre aceite de oliva. El aceite en realidad no conserva el alimento, sino que simplemente lo que hace es evitar que los alimentos estén en contacto con el aire. Para evitar que los trocitos de coliflor suban a la superficie, yo pongo dentro del frasco, una vez lleno y cubierto de aceite, una tapa de cristal de un bote de café soluble Marcilla llena de garbanzos crudos. Con el peso la coliflor queda totalmente sumergida en aceite. Imaginación al poder, que cada uno se las ingenie como pueda.

En cuanto a los frascos de cristal a utilizar, yo os recomiendo los de Bormioli Fido. Los tenéis de varios tamaños, el cristal es de gran calidad y el cierre es totalmente hermético, algo muy importante en este tipo de recetas. Los frascos deben ser guardados en un lugar fresco y a oscuras, un armario de la cocina o de la despensa, por ejemplo. Y no olvidéis que los alimentos en aceite no duran mucho tiempo, así que os recomiendo que hagáis pequeñas cantidades para que las podáis terminar enseguida.

Ingredientes:

  • 1 coliflor de 1 kilo
  • 600 ml de vinagre de vino blanco
  • 300 ml de vino blanco seco
  • 3 hojas de laurel
  • varios granos de pimienta negra
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal

22 mar. 2019

Pan de semillas (sin harina)

Pan de semillas (sin harina)

No tengo palabras para describir lo contenta que estoy por haber encontrado esta receta. Se trata de un pan de semillas que no lleva ni una pizca de harina. Es perfecto para las personas que quieren reducir la cantidad de carbohidratos diarios y para las personas que no pueden comer pan con gluten.

Desde hace ya tiempo estoy convencida de que el gluten no me sienta bien, sobre todo por las noches y por eso de vez en cuando me pongo a buscar por Internet recetas de pan sin gluten con la esperanza de encontrar un pan sin gluten apetecible. Cuando vi los ingredientes de este pan de semillas supe que tenía que hacerlo y es que me gusta tomar semillas de calabaza, girasol, lino, sésamo... cada día. Las suelo echar en ensaladas, yogur, kefir, purés... para garantizar que todos los días tomo una o dos cucharadas. Son ricas en fibra y en Omega 3 por no citar todos sus beneficios que son muchísimos. De hecho en la pirámide de la dieta mediterránea aconsejan tomarlas a diario.



En la receta original pone que hay que echar unos 11 gramos de levadura de panadería seca, pero yo lo he hecho con la mitad de cantidad, he dejado reposar la masa 30 minutos antes de hornear y como veis en la imagen, ha subido mucho. La única pega que le veo a esta receta es que lleva 6 claras de huevo y no sé cuántas claras puede comer a la semana una persona. Tendré que preguntárselo a algún nutricionista. Este es el primer pan de semillas que he hecho y sé que haré más pruebas, así que es probable que vaya modificando la receta poco a poco.

El interior de este pan de semillas es esponjoso y tierno. Podéis congelarlo o, como hago yo, guardarlo envasado al vacío para que os dure más tiempo fresco. Yo para ello uso la envasadora  FFS010X de la marca FoodSaver. Estoy encantada con ella y la uso a diario.

Pan de semillas (sin harina)

Ingredientes:

  • 6 cucharadas de lino dorado
  • 5,5 g. de levadura seca (1 sobre)
  • 1/2 cucharada de bicarbonato sódico
  • 1 pellizco de sal
  • 6 claras de huevo
  • mezcla de distintas semillas (girasol, calabaza, amapola, chía, semillas de lino...)

12 feb. 2019

Rollitos de carne (receta libanesa)

Rollitos de carne



No tengo palabras para explicaros lo ricos que están estos rollitos de carne. Están hechos con masa filo y quedan súper crujientes y deliciosos. Lo que se siente cuando le das el primer mordisco es indescriptible. Se trata de una receta libanesa y aunque en realidad la receta original se hace con carne de cordero, los podéis preparar con carne picada de ternera y/o cerdo.

A mi me ha sido imposible encontrar carne de cordero picada y en la carnicería donde he preguntado sólo vendían chuletas con hueso o corderos enteros para asar. Es curioso como en muchas zonas se asocia el cordero a celebraciones y fechas concretas cuando es una carne que se puede comer en cualquier época del año. En El saber culinario hay un articulo muy interesante sobre este tema y toda una sección dedicada a nuevos cortes. ¡Hay incluso una guía!

Siguiendo con la receta, si con la pinta que tienen estos rollitos de carne no os he convencido sólo me queda intentarlo diciendo lo fácil que son de preparar. En realidad no es más que un sofrito rápido envuelto en láminas superpuestas de masa filo. El sofrito lo podéis preparar con antelación y lo podéis hacer tanto en el horno como en la freidora sin aceite AirFryer. Si vais a hacer muchos rollitos de carne os recomiendo usar el horno, pero si vais a hacer menos cantidad os recomiendo usar la AirFryer, en la mitad de tiempo tendréis la masa filo perfectamente dorada.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla fresca picada finamente 
  • 1/3 de taza de piñones
  • 500 g. de carne de cordero picada (yo he usado ternera y cerdo)
  • 1/4 de taza de uvas pasas
  • 1 taza de queso rallado (yo he usado Emmental)
  • 2 cucharadas de cilantro fresco picado (yo he preferido usar perejil)
  • 1 cucharilla de pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de menta fresca. 
  • 1 paquete de pasta filo
  • 2 cucharadas de pepino rallado
  • 1 yogurt natural
  • 1 cucharada de perejil
  • sal

9 feb. 2019

Ruffle milk pie

Ruffle milk pie



No me he podido resistir a hacer el Ruffle milk pie, un pastel de origen griego cuyo nombre original es Galatopita. Desde que lo vi en Internet me picó la curiosidad. Lo de usar masa filo para darle un toque crujiente al pastel y lo bonito que queda una vez horneado, me cautivó desde el primer momento.

Sé que ya lo han publicado en muchas webs y estoy segura de que esta receta va a dar la vuelta al mundo, y es que no es para menos ya que es muy vistoso y tremendamente fácil de preparar.
Para los que todavía no lo hayáis hecho, os diré que se trata de une flan, pero sin caramelo y que lo que lo hace diferente es la textura que le aporta la masa filo. Si os gustan pasteles como el flan parisien o el flan de queso, el Ruffle milk pie os gustará también.

Ingredientes:

  • 7-9 láminas de masa filo
  • 100 g. de mantequilla fundida
  • 4 huevos
  • 150 g. de azúcar
  • 400 ml de leche
  • 1 rama de canela
  • piel de 1 limón
  • azúcar glas

Printfriendly

OTRAS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR