20 may 2021

Hogaza con masa madre

Hogaza con masa madre

Hoy toca receta de pan... Hace ya años que suelo hacer panes en casa, pero es cierto que hace mucho que no publicaba una receta de pan. El de hoy es una hogaza de masa madre muy fácil de preparar, ya que no necesita amasado. Además, se hornea de una manera que me simplifica mucho el trabajo y que da como resultado un pan extraordinario. Si queréis saber a qué me refiero, seguid leyendo, os lo explico más abajo. 

Por cierto, esta receta la preparé con una masa madre que tenía en el frigorífico pidiéndome a gritos que la usara. Os explico qué debéis hacer para resucitarla, pero si no tenéis masa madre y queréis prepararla, clicad aquí para ver cómo se hace.

Hogaza con masa madre

Ingredientes :

  • 100 g. de masa madre activa
  • 475 g. de harina de fuerza (12% proteína)
  • 25 g. de harina integral
  • 250-300 g. de agua sin cloro
  • 10 g. de sal

Preparación :

  1. Si no tienes 100 gramos de masa madre activa, saca la masa madre que tienes en el frigorífico desde hace días y tira el líquido que se habrá formado en la parte superior. Echa en un frasco de vidrio 70 gramos de masa madre, 70 gramos de harina fuerza y 70 gramos de agua sin cloro a temperatura ambiente. Mezcla bien con un utensilio de plástico o de madera, cubre con un trapo o papel de cocina y deja el frasco en la encimera de tu cocina hasta que la masa aumente de volumen y se llene de burbujas. El tiempo dependerá de la temperatura ambiente. Cuanto más calor haga, antes subirá. 
  2. Cuando la masa madre esté lista, coge 100 gramos y échalos en un recipiente amplio. Cierra el frasco de vidrio con el resto de la masa madre y guárdalo en el frigorífico para futuras elaboraciones.
  3. En el recipiente donde has echado los 100 gramos de masa madre, añade la harina fuerza y la harina integral, encima de la harina echa la sal y echa poco a poco el agua. Dependiendo de la harina que uses necesitarás más o menos cantidad de agua.
  4. Con una cuchara de madera mezcla bien y después con la mano o con una espátula termina de mezclar los ingredientes hasta que la harina haya desaparecido. No es necesario amasar ni que la masa quede muy lisa, tan solo que los ingredientes estén bien mezclados.
  5. Cubre con un trapo y deja reposar en la encimera de tu cocina durante 1 hora.
  6. Pasado este tiempo, con las manos humedecidas con agua, coge la masa por el medio y pliégala. Gira el recipiente 90 grados y repite el plegado. Gira de nuevo el recipiente y haz un tercer plegado. 
  7. Cubre con un trapo y deja reposar durante 45 minutos.
  8. Repite los tres plegados, cubre con un trapo y deja reposar otros 45 minutos más.
  9. Vuelve a hacer los tres plegados, cubre con un trapo y deja reposar 30 minutos más. Este será el último plegado y como podrás comprobar, la masa estará mucho más lisa.
  10. Enharina la superficie de trabajo y echa la masa con cuidado. Con las manos enharinadas, dale forma de bola plegando la masa sobre sí misma y déjala con los pliegues hacia abajo. Cubre con el recipiente y deja reposar 20 minutos.
  11. Coloca un paño en un banetone o en una ensaladera redonda de unos 22 cm de diámetro (clica aquí para ver la que yo uso) y añade un poco de harina de arroz para que el pan no se pegue. Pon la masa dentro con los pliegues hacia arriba. Espolvorea con un poco de harina y cubre con las esquinas del paño. Deja reposar en la encimera durante 1 hora y después mete el recipiente en el frigorífico durante 10-12 horas.
  12. Pasadas las horas de reposo, saca el recipiente del frigorífico y déjalo en la encimera durante 1 hora.
  13. Abre las esquinas del paño para dejar el pan al descubierto y coloca encima una hoja de papel de hornear y encima de ésta coloca la bandeja del horno. Dale la vuelta y quita el recipiente y el paño.
  14. Con una cuchilla de afeitar greña el pan para que se abra en el horno. 
  15. Cubre la masa con un recipiente de acero inoxidable de unos 29 cm de diámetro. 
  16. Mete la bandeja en el horno en la altura que hay justo por debajo de la altura central y enciende el horno a 230 ºC o a 220 ºC con ventilador. Hornea durante 55-60 minutos. Como ves, no es necesario precalentar el horno ni usar vapor. A mi personalmente, me resulta muy cómodo trabajar así. Por cierto, durante el horneado no abras el horno.
  17. Abre el horno y con cuidado quita el recipiente de acero inoxidable. Si el pan no se hubiera tostado lo suficiente, hornéalo destapado unos minutos más, pero lo normal es que esté bien dorado y con una corteza bien crujiente. Es cuestión de pillarle el punto a tu horno.
  18. Cuando el pan tenga el aspecto deseado, apaga el horno y deja la puerta entreabierta durante 10 minutos más para que la corteza quede más crujiente.  
  19. Saca el pan y déjalo enfriar sobre una rejilla. 

29 abr 2021

Panes planos de harina integral de espelta y masa madre

Panes planos de harina integral de espelta y masa madre

Hoy os propongo una receta muy fácil que preparo a menudo en casa porque nos saca de más de un apuro, especialmente a la hora de preparar la cena. Se trata de unos planos de harina integral de espelta y masa madre que podéis rellenar de lo que más os guste. Si tenéis masa madre muerta de aburrimiento en el frigorífico podéis utilizarla siguiendo las indicaciones que os doy unas líneas más abajo y si no tenéis masa madre la podéis preparar echando un vistazo aquí

No necesitáis horno ya que se preparan en sartén, así que las podéis preparar en cualquier época del año. Para que os hagáis una idea del tiempo que se necesita para poder comerlas, os diré que yo saco la masa madre del frigorífico a las 10:00 de la mañana y la alimento, a las 14:00 mezclo todos los ingredientes y para las 19:00 las tengo listas para degustar. Espero que os guste...

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de masa madre del frigorífico
  • 1 cucharadita de harina integral de espelta
  • 1 cucharadita de agua sin cloro
  • 2 yogures naturales sin azúcar
  • 4 vasos de espelta integral (uso el vaso del yogurt)
  • 1 cucharilla de sal marina fina
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

  1. Saca la masa madre del frigorífico y aliméntala para activarla. Para ello, echa en un frasco de vidrio 1 cucharadita de masa madre, 1 cucharadita de harina integral integral de espelta y 1 cucharadita de agua sin cloro. Mezcla con un utensilio de madera (nunca de acero inoxidable), cubre con un paño y deja fermentar en la encimera de tu cocina durante 4 horas. 
  2. Pasado este tiempo, echa en un bol el yogurt, la harina, la sal, el aceite y la masa madre activada. Mezcla con una cuchara de plástico y después a mano hasta formar una bola. Echa un poco más de harina si fuera necesario. La masa es algo blanda, pero se trabaja bien. 
  3. Deja la masa en el bol y cúbrela con un trapo. Deja reposar 4 horas.
  4. Pasado este tiempo divide la masa en 6 porciones iguales y cúbrelas con un trapo para que no se resequen.
  5. Coge cada porción y dale forma de redondeada. Echa un poco de harina sobre la mesa y estíra la bola de masa con ayuda de un rodillo hasta dejarla lo mas fina posibe. Para darle forma redondeada pasa el rodillo y gira 90 grados la masa y repite esto varias veces.
  6. Echa la masa en una sartén caliente. No hace falta que eches aceite. Pasados 2 minutos aproximadamente, dale la vuelta y cocina por el otro lado. Si la sartén está muy caliente, el pan se inflará !Me encanta ver cómo se hincha!
  7. Ve colocando cada pan en un plato y cúbrelos con un trapo.
  8. Rellena de lo que más te guste. Nosotros los solemos comer con unas rodajas de berenjena fritas, tomate, aguacate, rúcola y queso.
Aquí tenéis la video receta. Espero que os guste:

10 abr 2021

Masa madre de centeno integral y agua de cocer patatas

Masa madre de centeno integral y agua de cocer patatas

Hace ya un tiempo que publiqué una forma de preparar masa madre con harina fuerza y harina de centeno integral. En esa entrada ya os expliqué qué era eso de la masa madre, así que no me extenderé demasiado esta vez (si queréis saber más sobre la masa madre, clicad aquí). 

Desde hace ya tiempo preparo la masa madre como os voy a explicar más abajo, se trata de hacer una masa madre de harina integral de centeno y agua de cocer patatas. Prefiero usar centeno porque la masa fermenta mucho antes y porque me gusta como quedan las hogazas de pan con este tipo de masa madre. Y uso al principio caldo de cocer patatas porque los almidones que hay en ella les encantan a las levaduras de la masa. Podéis usar agua normal, siempre que sea sin cloro, y como leí hace mucho por Internet que una buena manera de eliminar el cloro del agua del grifo era hervirla durante unos minutos, hiervo unas patatas peladas en agua sin sal y uso un poco de este agua rica en almidones para hacer mi masa madre. 

Además, como empezarás a hacer la masa madre con muy poca cantidad de harina no tendrás que tirar parte de la masa madre como ocurre en otras recetas, aprovecharás hasta el último gramo. Por cierto, esta masa madre elaborada con harina integral, la puedes usar también en panes blancos, tan solo tienes que alimentarla varias veces con harina normal y se irá aclarando. 

Ingredientes:

  • 1 tacita pequeña de harina integral de centeno
  • 1 tacita pequeña de agua de cocer patatas templada (no la uses nunca caliente)

Preparación:

  1. Por la noche, mezcla con un utensilio de madera la harina y el agua en un frasco de cristal. Cubre con un paño y deja reposar en un armario o en la encimera de tu cocina durante 24 horas.
  2. Al día siguiente, no tendrás que echar más harina, tan solo remover bien, tapar y dejar reposar 24 horas más.
  3. Al día siguiente, aparecerán las primeras burbujas. Echa una cucharilla colmada de harina de centeno integral, mezcla bien, tapa y deja reposar de nuevo otras 24 horas más. Si te queda muy espeso, puedes añadirle un poco de agua sin cloro.
  4. Al día siguiente, echa una cucharada de harina y un poco de agua sin cloro, mezcla, tapa y deja reposar un día más.
  5. El quinto día, tu masa madre habrá crecido y estará llena de burbujas, pero todavía no está lista. Aliméntala 1 vez más, mezcla, tapa y deja fermentar 24 horas más. Yo marco con un rotulador hasta dónde llega la masa, para saber después cuánto ha subido.
  6. Ya es el sexto día. Seguramente tu masa madre habrá crecido el doble y estará llena de burbujas. ¡Ya está lista! Si ves que por la noche ha subido y después ha vuelto a bajar, aliméntala de nuevo porque lo que te interesa es usarla en el pico máximo de actividad. 
  7. Saber cuántas horas tendrás que esperar, es difícil de decir. Si en la habitación donde esté tu masa madre hace calor, subirá antes y si hace frío, subirás más despacio. Una masa madre está lista cuando veas que sube pasadas unas pocas horas. No te preocupes, al principio tendrás muchas dudas, pero con el tiempo sabrás cómo actuar en cada momento.
  8. Cuando veas que tu masa madre está en el punto máximo de actividad, tienes dos opciones:
    1. Usarla ya en tu receta. Asegúrate de dejar un poco de esa masa madre en el frasco para poder usarlo más adelante en otra receta. Tan solo tienes que cerrarlo con la tapa y guardarlo en el frigorífico.
    2. Dejarla en el frigorífico en un frasco de vidrio cerrado. Te durará semanas o incluso meses. Cuando la vuelvas a sacar, tendrá un líquido en la parte superior, es normal. Simplemente tíralo y alimenta de nuevo tu masa madre. Recuerda hacer siempre más masa madre de la que necesitas en tu receta. Si por ejemplo, necesitas 200 gramos de masa madre, mezcla 100 gramos de la masa madre del frigorífico, 100 gramos de harina integral de centeno y 100 gramos de agua sin cloro. Cuando esté activa de nuevo, usa 200 gramos en tu receta y guarda los 100 gramos restantes en el frigorífico.
Aquí tenéis la video receta. Espero que os guste:



3 mar 2021

Acelgas con patatas

Acelgas con patatas

Hoy una receta sencilla, saludable y súper fácil de hacer, acelgas con patatas. Reconozco que las acelgas no me gustaban de pequeña, me parecían insípidas, pero desde que las preparo con un sofrito de pimiento verde, me encantan. Tal vez sea por el sofrito o porque cada vez le doy más importancia al hecho de comer verduras variadas, pero cocinadas así me parecen de lo más sabrosas. Espero que os gusten...

Ingredientes:

  • 6-8 hojas de acelga
  • 2 patatas
  • 1 cebolla fresca
  • 1 pimiento verde
  • 2 dientes de ajo
  • 5 tomates cherry
  • 1 cucharada de harina de espelta integral
  • 1200 ml de agua
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal marina

Preparación:

  1. Comienza lavando las acelgas y reserva.
  2. Para el sofrito pela y pica los dientes de ajo y la cebolla y dora en una sartén con un poco de aceite. Añade un poco de sal.
  3. Pela el pimiento verde con un pelador de patatas, pícalo finamente y añádelo al sofrito. 
  4. Cuando esté hecho el pimiento, añade el tomate cortado en trozos pequeños y cocina un poco más.
  5. Echa una cucharada de harina en el sofrito y mezcla todo bien. Reserva.
  6. Corta las pencas en trozos grandes y quilate los hilos. Después, corta la acelga en trozos más pequeños y corta también las hojas. 
  7. Pela las patatas y trocéalas. 
  8. Pon el agua en una olla y cuando comience a hervir echa las acelgas, las patatas y una cucharilla de sal. Pon la tapa y deja cocer durante 10 minutos. 
  9. Cuando las acelgas estén hechas, quita parte del caldo para que la receta no quede demasiado caldosa y añade el sofrito. Deja hervir todo durante un par de minutos más.

12 feb 2021

Compota de manzana

Compota de manzana

Hacía mucho tiempo que no preparaba compota de manzana, pero el otro día andaba un poco pachucha y me acordé de que mi madre siempre la prepara cuando hay alguien enfermo en casa. Por supuesto, es tan fácil de hacer y tan rica que la puedes preparar cuando te apetezca. A mi me gusta comerla por ejemplo con el porridge de avena del desayuno o añadírsela a los pancakes. Lo dejo a vuestra elección.

Ingredientes:

  • 2 manzanas dulces
  • canela en polvo al gusto
  • agua

Preparación:

  1. En una olla pequeña echa un poco de agua. No hace falta mucha, la justa para que las manzanas se humedezcan. Además, si te quedas sin agua puedes añadir más y la compota quedará igual de rica.
  2. Pela las manzanas y córtalas en trozos pequeños. Échalas en la olla y espolvorea con un poco de canela.
  3. Mezcla con una cuchara y pon la tapa. Cocina a hervor suave durante 15-20 minutos. 
  4. Pasado este tiempo, quita la tapa y cocina hasta que desaparezca el resto del líquido removiendo constantemente.
  5. Puedes comer la compota tal cual, puedes aplastar ligeramente los trozos de manzanas para que sean más pequeños o si lo prefieres, puedes batirla con una batidora de mano para conseguir un textura cremosa como la de la imagen. Esto depende de tus gustos y del uso que le vayas a dar.

15 ene 2021

Panecillos sin gluten



Hoy os traigo una receta de panecillos sin gluten que me tienen enamorada. Hacía tiempo que quería preparar unos panes sin gluten sencillos, pero que estuvieran tan ricos como los panes con gluten. Gracias al canal de Youtube El espíritu del bosque Escuela 100% sin gluten di con la receta perfecta. Si alguien sabe sobre panes sin gluten de calidad es su propietario, Juan Carlos Menéndez. Imparte cursos de panadería y repostería sin gluten y hace poco publicó una maravilla de libro titulado Pan casero sin gluten (podéis ver el libro aquí). Se nota que hay mucho trabajo y dedicación detrás de cada página y estoy segura de que va a ayudar a muchísimas personas que no pueden comer gluten a disfrutar de auténticos panazos.

Si estáis comenzando en esto de preparar vuestros propios panes sin gluten sin mixes comerciales o si simplemente estáis buscando una receta de pan sin gluten sencilla y fácil de preparar, os recomiendo esta receta. Quedan crujientes por fuera y con una miga blanca y tierna que nada tiene que envidiar al pan normal. ¡Os sorprenderán!

Ingredientes (para 8 panecillos):


Preparación:

  1. Echa el agua en un bol amplio y añade la levadura. Mezcla bien. 
  2. Añade la miel y el aceite de oliva y mezcla de nuevo. Reserva. 
  3. En otro bol amplio echa las harinas y los almidones. Añade la xantana, el psyllium molido y la lecitina. Mezcla bien. 
  4. Une los sólidos y los líquidos y amasa a mano o a máquina durante 10 minutos. Es una masa bastante blanda por lo que prefiero amasarla en amasadora.
  5. Echa un poco de harina de arroz en la encimera y echa la masa. Haz una especie de tubo con las manos y córtalo en 8 trozos iguales. 
  6. Echa un poco de harina por encima y dales forma de bola. Coloca cada bola sobre papel de hornear con el cierre hacia abajo. No cierres demasiado la parte inferior del pan para que después se abran mejor.
  7. Metelás en un lugar donde no les de la corriente ni los cambios de temperatura. Déjalas hasta doblar su volumen por ejemplo dentro de dos bolsas de la compra grandes (a 22 ºC tarda una hora, a 30 ºC tarda media hora). 
  8. Precalienta el horno a 250 ºC con calor arriba y abajo 15 minutos antes de que termine la fermentación y coloca una bandeja en la parte inferior del horno. 
  9. Dales la vuelta a los panes de forma que la parte de los cierres queden hacia arriba y se abran en el horno.
  10. Mete los panes en el horno y echa en la bandeja de la parte inferior en vaso de agua para generar vapor. Cierra rápidamente y apaga el horno durante 1 minuto. 
  11. Después hornea a 190 ºC con ventilador durante 30 minutos. Los últimos 10 minutos sube el horno a 225 ºC para que se doren un poco.
  12. Pasada la media hora, apaga el horno y deja la puerta del horno entreabierta para que salga el calor. Los panes no se oscurecen mucho, pero la corteza es crujiente y la miga blanca, bastante parecida a la del pan normal

3 ene 2021

Magdalenas de sarraceno y cacao (sin gluten)

Magdalenas de sarraceno y cacao (sin gluten)

Sigo elaborando recetas con harina de trigo sarraceno... No puedo negaros que me encanta esta harina. Hace ya algunas semanas os enseñé mis primeras magdalenas de trigo sarraceno. Fueron todo un éxito en casa, así que enseguida me puse a hacer otras versiones con otros ingredientes hasta conseguir estas deliciosas magdalenas de sarraceno y cacao

¡Están increíblemente ricas! Yo las he preparado en unos moldes de siliconas para magdalenas (haz clic aquí si quieres ver el que yo uso),  pero seguramente se pueden hacer en un molde más grande como si fuera un bizcocho. Lo que si os aconsejo es que probéis en distintos tipos de molde porque a mi me suben más en estos de silicona que en los de metal. 

Como el trigo sarraceno, también llamado alforfón, no tienen gluten, este tipo de recetas son aptas para todos. Además, la harina de trigo sarraceno la podéis usar como sustituta del trigo normal en numerosas preparaciones, así que no se os quedará olvidada en el fondo del armario. Y por cierto, son magdalenas sin huevo y si no lo decís, nadie lo notará. 

Ingredientes:

  • 200 ml de bebida de almendra o de avena (sin azúcar)
  • 1 plátano maduro (machacado con un tenedor)
  • 125 ml de aove
  • 1 cucharada de ágave
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • 130 g. de harina de trigo sarraceno
  • 2 cucharadas de harina de arroz (21 g. aproximadamente)
  • 2 cucharadas de cacao (12 g. aproximadamente)
  • 1 pizca de sal
  • 3 cucharadas de azúcar de coco (22 g. aproximadamente)
  • 75 gramos de chocolate negro 85%
  • 75 gramos de chocolate con leche

Preparación:

  1. Pesa todos los ingredientes y enciende el horno a 180 ºC.
  2. Mezcla los ingredientes húmedos: la bebida vegetal, el plátano, el aceite y el sirope de ágave.
  3. En otro recipiente mezcla el bicarbonato y el vinagre y añádelo a la preparación anterior.
  4. Aparte mezcla las harinas, el cacao, la sal y el azúcar de coco. Echa la preparación húmeda y mezcla todo bien. Corta el chocolate con un cuchillo y añádelo a la mezcla.
  5. Rellena los moldes hasta un poco más de la mitad y hornea a 180 ºC durante unos 20 minutos.

26 dic 2020

Vinagre casero con sobras de manzanas

 


Hoy os propongo una receta súper sencilla y económica. Hace ya tiempo que suelo preparar Vinagre casero con sobras de manzanas, así que he decidido compartir con vosotros la preparación. Es una buena forma de aprovechar las pieles y los corazones de las manzanas que comemos. Como veis, lo aprovechamos todo. Se trata de un vinagre suave que podéis usar en ensaladas, caldos de huesos... o incluso para el cabello o cualquier remedio natural que lleve vinagre. La elaboración de este vinagre no tiene ninguna complicación, tan sólo se requiere un poco de paciencia ya que se necesitan 3 o 4 semanas para que esté listo. Por lo demás, veréis que cualquiera lo puede prepararen casa.

Ingredientes:

  • 1 manzana ecológica troceada
  • pieles y corazones de 5 manzanas ecológicas
  • 1 litro y medio de agua sin cloro 
  • 1/4 de taza de panela 

Preparación: 

  1. Echa todos los ingredientes en un frasco de vidrio de 2 litros de capacidad. Mezcla bien y cubre con una tela para que no entren insectos, polvo...
  2. Guarda el frasco en un armario alejado de la luz y del calor. Tendrás que dejarlo ahí 3 o 4 semanas, pero cada día tendrás que removerlo tres veces al día con un utensilio de madera (yo uso un palillo chino de bambú). Esto ayudará a que entre aire en la preparación y evitará que se cree moho en la parte superior.
  3. Una semana después comenzarán a aparecer burbujas. Esto es señal de que la fermentación stá teniendo lugar.
  4. Pasadas 3 o 4 semanas, cuando veas que ya no hay burbujas, cuela a preparación y embotella en botellas de vidrio. Guarda las botellas en el frigorífico.
  5. Recuerda que aunque ya no veas burbujas y creas que la fermentación ha terminado, podría no ser así. Para evitar que las botellas exploten, ábrelas una vez al día. 🍎🍎🍎
Aquí tenéis la video receta. Espero que os guste:


 

16 dic 2020

Apple pie

Apple pie

Hoy toca un clásico de la repostería, el apple pie, probablemente el pastel de manzana más conocido en el mundo. Nunca lo había preparado y como los pasteles de manzana me gustan muchísimo, estaba segura de que este no me iba a defraudar. La elaboración del apple pie no es complicada, puede parecerlo pero en realidad la masa quebrada es muy fácil de hacer y el relleno como veréis más adelante no tiene ningún misterio. Versiones de este clásico inglés hay muchas y la que yo os propongo seguramente es una más, pero os aseguro que está muy rica.

Para realizar el apple pie se usa un molde alto (puedes ver uno aquí), pero yo no tenía uno así y usé mi sartén sin mango tefal. Tiene 22 cm de diámetro y una altura de 5 cm, así que es perfecta para este tipo de pasteles.

Ingredientes:


Para la masa quebrada:
  • 350 g. de harina de trigo
  • 150 g. de mantequilla fría
  • 1 cucharada de azúcar glass
  • 1 pizca de sal
  • 1 huevo batido
  • agua (un vaso pequeño aproximadamente)

Para el relleno:
  1. 750 g. de manzanas (Yo uso Reineta y Royal gala) 
  2. zumo de 1 limón y un chorroncito de agua 
  3. azúcar morena para echar por las manzanas 
  4. 100 g. de uvas pasas 
  5. 1 pizca de canela en polvo 
  6. ralladura de 1 naranja 
  7. unas pocas cucharadas de zumo de naranja 
  8. un chorroncito de leche 
  9. 1 clara de huevo 
  10. azúcar para espolvorear por encima 

Preparación:

  1. Para preparar la masa, echa la harina en un bol y añade la mantequilla fría en trozos. Con las manos desmenuza la mantequilla, cubriéndola con harina, hasta conseguir la textura de un crumble. Haz esto lo más rápido posible.
  2. Agrega la pizca de sal, el azúcar glass y el huevo batido y mezcla bien. Echa poco a poco un poco de agua fría. Amasa con las manos hasta que los ingredientes estén bien integrados. Forma una bola y envuélvela con un paño de los que no sueltan pelo. Deja reposar en el frigorífico durante 30 minutos.
  3. Mientras, pela las manzanas, quítales el corazón y córtalas en trozos pequeños. Rocíalos con zumo de limón para evitar que se oscurezcan. Reserva.
  4. Precalienta el horno a 200 °C.
  5. Enharina la superficie de trabajo y extiende 2/3 de la masa hasta conseguir un grosor de 3 mm aproximadamente. 
  6. Unta con mantequilla el molde y coloca la masa en el molde. Corta los bordes dejando que sobresalga 1 cm. Después, unta los bordes con clara de huevo.
  7. Coloca los trozos de manzana en la masa del molde, echa las pasas, el azúcar morena, la ralladura de naranja y espolvorea con canela. Echa 2 o 3 cucharadas de zumo de naranja. 
  8. Extiende el resto de la masa y cubre las manzanas. Une los bordes de las dos masas y corta el sobrante dejando 1 cm para poder darle la vuelta y cerrar el pastel.
  9. En la parte superior del pastel haz un pequeño círculo para que salga el calor por ahí mientras se hornea.
  10. Unta toda la parte superior con una mezcla de clara de huevo y leche y espolvorea con un poco de azúcar para caramelizar la masa al hornear.
  11. Hornea durante 40 minutos a 200 ºC. Yo coloco la bandeja en la segunda altura empezando por bajo para obtener un dorado uniforme. 
  12. Saca la tarta y déjala reposar unos 15 minutos antes de comer. Sirve cada porción con nata montada poco azucarada.
Aquí tenéis la video receta. Espero que os guste: 



Por cierto, echa un vistazo a esta tarta sueca de manzana y a esta tarta de manzana con crema. ¡Están riquísimas!





10 nov 2020

Crema de zanahoria y comino



Ultimamente me ha dado por las cremas de verduras. Buscando entre mis libros de recetas encontré esta receta de crema de zanahoria y comino y como siempre tengo en casa zanahorias, pensé que sería buena idea hacer una crema con ellas. Al principio pensé que podría quedar un poco dulce, pero con las verduras que se utilizan para preparar el caldo, el limón y el comino, lo que queda es una crema muy sabrosa. A nuestros hijos les encanta, así que os podréis imaginar cuántas veces la preparo en casa. 

Por cierto, si queréis que las recetas que vaya publicando os lleguen a vuestro email, subscribiros. Es gratis y podéis cancelar vuestra subscripción en cualquier momento.


 Ingredientes (para el caldo):

  • 1 l. de agua
  • 1 cucharadita de sal marina sin refinar
  • 1 rama de apio
  • 1 patata para cocer
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla roja
  • 1 trocito de alga kombu (opcional)

Ingredientes (para la crema):

  • 1 chorrón de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla blanca
  • 2 ajos
  • 350 g. de zanahorias ecológicas
  • 850 ml de caldo de verduras
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • 120 g. de patatas para cocer
  • 2 cucharaditas de salsa de tomate
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • 2 hojas de laurel secas
  • 250 ml de leche
  • pimienta negra molida


Preparación:

  1. Lo primero que tienes que hacer es el caldo de verduras. Para ello, pela y trocea los ingredientes y échalos al agua. Echa la sal, tapa y cocina con un hervor suave durante 30 minutos. Pasado este tiempo cuélalo. Yo suelo preparar más cantidad de la indicada en esta receta y así poder cenar después un buen tazón de caldo lleno de verduras. Es una forma de aprovechar las verduras del caldo, ya que no las vas a necesitar para la crema de zanahoria.
  2. Mientras el caldo se hace, prepara los ingredientes para la crema. Echa un chorrón de aceite de oliva virgen extra en una olla y añade la cebolla y el ajo picados. Cocina a fuego lento hasta que se ablanden un poco.
  3. Añade la zanahoria cortada en rodajas y cocina durante 5 minutos removiendo constantemente.
  4. Añade el comino y mezcla bien. Después echa la patata troceada, la salsa de tomate, el zumo de limón y el laurel. Mezcla todo y añade el caldo (sin las verduras). 
  5. Salpimienta al gusto (yo no le añado sal porque con la del caldo me parece suficiente) y ponlo a hervir. Cuando comience a hervir, tapa y cocina a fuego lento durante 30 minutos.
  6. Quita el laurel y deja que las verduras se enfríen un poco antes de batir.
  7. Echa la crema obtenida a una olla y añade la leche. Cocina unos minutos antes de servirla.

Printfriendly

OTRAS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR