20 abr 2018

Helado de leche quemada

Helado de leche quemada


Hoy vengo de nuevo con una receta de helado. Ya os dije que tenía una larga lista de helados para preparar esta primavera, así que supongo que no os habrá sorprendido que la receta de hoy sea esta. Por Internet he visto que lo llaman helado de leche quemada, pero también podría llamarse helado de caramelo o helado sabor flan. Cuando lo preparé y lo probé antes de congelar, me pareció que estaba muy rico, pero que simplemente sabía a flan de huevo casero. Sin embargo, cuando lo probé de nuevo convertido ya en un helado, con un poco de caramelo líquido y unas avellanas tostadas, me di cuenta de lo equivocada que estaba. Resumiendo, que está muy bueno y que espero que os animéis a prepararlo.

Ingredientes:

  • 1 taza y 1/2 de leche entera
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 rama de canela 
  • 3/4 taza de azúcar más 2 cucharadas
  • 2 huevos grandes
  • 1 taza y 1/2 de nata para montar (38%)




Preparación:

  1. En una cacerola pequeña calienta a fuego medio la leche, la vainilla y la canela durante 10 minutos. No la dejes hervir.
  2. Mientras tanto, en una cacerola mediana, agrega 3/4 tazas de azúcar y ponla a fuego medio-bajo. Deja que el azúcar comience a disolverse, girando y moviendo la olla de vez en cuando, hasta que el azúcar se derrita. No uses ningún tipo de cuchara para removerlo, simplemente mueve la cacerola cogiéndola de las asas. Tardará en disolverse y dorarse ligeramente aproximadamente unos 8 minutos. No dejes que coja demasiado color porque podría quemarse y le daría mal sabor al helado. Retíralo del calor y reserva.
  3. Retira la rama de canela y echa la leche poco a poco sobre el caramelo batiendo sin parar con unas varillas. El caramelo reaccionará haciendo muchas burbujas, pero debes continuar echando la leche a un ritmo lento y constante y batir rápidamente hasta que el caramelo se disuelva. Si parte del caramelo se endurece en el fondo de la perola, colócala a fuego medio y remueve con las varillas hasta que se diluya. Retira del fuego.
  4. En otro recipiente, bate los huevos y las 2 cucharadas restantes de azúcar hasta obtener una crema espumosa. Echa muy despacio y alternando la leche con caramelo y la nata (sin montar), batiendo continuamente hasta que todo esté bien mezclado.
  5. Vierte la mezcla en la heladera o en el congelador. Si optas por el congelador, echa la mezcla en un recipiente metalizado y bate cada media hora hasta obtener la consistencia deseada.
Fuente: Pati Jinich.



Printfriendly

OTRAS RECETAS QUE TE PUEDEN INTERESAR