14 nov. 2012

pan de molde integral con semillas de lino y de girasol


Aquí os dejo una receta de un pan de molde súper rico. No lleva ninguna materia grasa y es ideal para las personas a las que les gustan los panes integrales saludables. Este pan en casa nos gusta mucho, la miga es súper tierna y las semillas le aportan un sabor excepcional. Las semillas que he utilizado son de lino y de girasol, pero puedes usar las que más te guste, por ejemplo una combinación de semillas de lino, sésamo y amapola queda muy bien. Sin duda uno de los panes de molde integrales que más me han gustado. Espero que os animéis a hacerlo.

Ingredientes:
500 g. de harina integral
250 g. de harina fuerza
40 g. de semillas de lino
40 g. de semillas de girasol
60 g. de azúcar
15 g. de sal
20 g. de levadura fresca
450 g. de agua

Preparación:
Echa todos los ingredientes, incluidas las semillas, en un bol y amasa con la amasadora durante 10 minutos. En verano usa 15 g. de levadura en lugar de 20. Pasado este tiempo, echa la masa en otro bol enharinado y cubre con un film transparente. Deja reposar hasta que doble su volumen. 

Echa la en el mármol ligeramente enharinado y córtala en cuatro porciones y dales forma redondeada. Aunque la masa esté un poco pegajosa y blanda no le eches más harina. Pasa las bolas por un plato lleno de semillas de lino y de girasol, dejando los lados sin semillas para que después las cuatro bolas se unan bien entre sí. Para que las semillas se peguen bien , no añadas harina a la parte externa de la masa. Pon en un molde rectangular de unos 30 x 11 cm papel de horno ya que la masa no lleva aceite o mantequilla y podría pegarse y coloca las bolas en él.



Deja levar de nuevo hasta que doblen el volumen. Mete en un horno precalentado a 200 ºC durante unos 40 minutos.


Desmolda y coloca sobre una rejilla para que no se reblandezca. Para saber si el pan está hecho por dentro da un golpe en la parte inferior y si suena como a hueco, quiere decir que está bien hecho por dentro.

Si quieres congelarlo, sepáralo en trozos y mételos en el congelador cuando todavía están templados para que conserven la humedad.

2 comentarios:

Núria dijo...

Se ve muy muy rico...besos

Maite dijo...

Tiene que estar muy bueno. Besitos.