15 ene. 2016

sopa de cebolla


La sopa de cebolla es un plato típico de la cocina tradicional francesa. Seguramente en origen un plato humilde, pero que hoy es uno de los platos más conocidos. Es muy fácil de preparar, pero se necesita paciencia ya que las cebollas necesitan una cocción lenta. Sin duda un buen plato invernal que sirve tanto de entrante como de plato único. Cuando termines las rebanadas de pan de tu plato te aseguró que desearás volver a echarte más.


Ingredientes:
2 cucharadas de mantequilla
1/4 taza de aceite de oliva
3 cebollas amarillas en juliana
3 cucharadas de harina
2 dientes de ajo picados muy finos
1 cucharadita de azúcar
2 tazas de vino blanco
6 tazas de caldo de carne
sal
pimienta negra recién molida
varias rodajas de pan
2 tazas de queso gruyere rallado

Preparación:
En una cacerola grande derrite la mantequilla y el aceite. Echa las cebollas y cocina durante 15 minutos.

Añade la sal y el azúcar. Cocina durante 40 minutos a fuego lento hasta que la cebolla esté dorada, revolviendo de vez en cuando.

Agrega la harina y cocina durante 3 minutos más.

Añade el caldo caliente y el vino blanco, lleva a ebullición y cocina durante 40 minutos, revolviendo ocasionalmente. Salpimienta al gusto.

Si te parece mucha cantidad de sopa, puedes congelar una parte.

Precalienta el horno. Sirve en los cuencos la sopa que hayas decidido comer y coloca en cada cuenco dos rebanadas de pan (que sea un pan rústico de buena calidad previamente tostado con un poco de mantequilla).

Encima de cada rebanada echa un poco de queso y ajo picado muy fino.

Pon los cuencos de sopa en la bandeja del horno y colócala en el medio del horno. Hornea hasta que el queso se derrita.


No hay comentarios: