15 feb. 2012

croquetas de pollo


El otro día vi en el blog quédate a comer una forma muy sencilla y rápida de dar forma a las croquetas que me gustó mucho. Tenía esta idea en la cabeza desde hace tiempo, pero no sé porqué pero nunca me había dado por ponerla en práctica. Se trata de meter la masa en una manga pastelera de boquilla ancha y hacer tiras largas que luego serán cortadas en trozos más pequeños. Simple ¿verdad? pues no veas lo rápido que se hacen las croquetas así. Además, es un método súper limpio y las croquetas quedan con una forma perfecta, parecen compradas (aunque en mi foto esto no se aprecie, je, je).

Ingredientes:
150 g. de pollo
100 g. de jamón

1/4 de cebolla
grande
7 cucharadas de harina trigo

1 cucharadas de maizena
1 l. leche

1/2 pastilla de estarlux
harina
huevo
pan rallado


Preparación:
En una sartén amplia sofríe la cebolla. Cuando esté casi hecha, añade el jamón y el pollo cortados finamente.

Después, echa la harina y mezcla bien con una espátula de madera.

Añade la leche y remueve constantemente. Echa la pastilla de estarlux o sal si los prefieres. Al principio cocina a fuego fuerte, pero después bájalo fuego medio para que la besamel se vaya haciendo poco a poco. Recuerda que contra más tiempo la tengas al fuego, menos se notará el sabor de la harina. Cuando adquiera la consistencia deseada, si los trozos de carne son muy grandes, puedes pasar un poco la batidora. Sin exagerar, de lo contrario los ingredientes que has utilizado quedarán demasiado pequeños.

Puedes dejar reposar la masa de un día para otro cubierta con papel transparente en contacto con la masa para que no se reseque la superficie. O si lo prefieres, puedes seguir removiendo hasta que la masa esté templada y echarla en la manga pastelera. Cuando pasen unas horas ya podrás darle forma a las croquetas. Haz unas tiras largas como en la foto y después con una espátula o un cuchillo córtalas del tamaño de las croquetas.


Para aprovechar la masa al máximo, empuja con una espátula como se ve en la foto:


Una vez cortadas las croquetas tan sólo queda pasarlas por harina, huevo batido y pan rallado. Fríelas en abundante aceite bien caliente y escúrrelas sobre un paño o sobre papel absorvente par eliminar el exceso de aceite.


3 comentarios:

Miriam dijo...

Ay madre, qué pinta tienen estas croquetas!!

Maitza dijo...

¿Buenas o malas? ja ja ja

Belén dijo...

ja, ja, ja que ilusión me ha hecho, me alegro que mi blog se de a conocer.