tortas de calabaza

23 sept. 2011

¿Os gustan las calabazas? a mi sí. Me parece increíble que de una planta tan minúscula pueda salir una verdura tan grande y pesada. He encontrado esta receta en el blog Sabores de Viena. Te aconsejo que eches un vistazo en este blog porque tiene recetas muy interesantes. En el blog Viena explica que las tortas de calabaza son una receta tradicional de Orihuela. Yo no las conocía pero esta receta me ha servido para darle salida a una calabaza enorme que me han dado. Están increíbles. En casa las comemos tanto con cosas dulces como saladas.

Ingredientes:

60 ml. de aceite de oliva
150 g. de calabaza hervida
80 g. de azúcar
300 g. harina de repostería
12 g. de levadura fresca de panadería
anís en grano
miel

Preparación:




Una vez reunidos todos los ingredientes, lo primero que hay que hacer es cortar en trozos la calabaza y hervirla hasta que esté tierna. Colar y reservar el caldo por un lado y la calabaza por otro.

Coger 100 ml. del caldo una vez templado y mezclar en un recipiente con la levadura desmenuzada y la harina suficiente hasta lograr una bola suave de masa. Dejar reposar en lugar resguardado y cálido (yo suelo usar el horno apagado) hasta que doble su volumen.


Cuando la masa ha levado lo suficiente, añadir la calabaza (previamente triturada con un tenedor), el azúcar, una cucharadita de semillas de anís, el aceite de oliva y unos 300 g. de harina (la cantidad varía según la harina empleada) hasta conseguir de nuevo una masa homogénea y bastante blanda. Volvemos a dejar que crezca el doble de su volumen. Una vez que la masa ha doblado su volumen, ayudados de harina, pasarla a la superficie de trabajo para cortarla en porciones no muy grandes. Como ves en la imagen, tienes que coger cada porción sellarlas por la parte de abajo. Después darles la vuelta y darles forma de bola. 

Colócalas en una bandeja de horno con papel de hornear o si no tienes papel, sobre la bandeja espolvoreada de harina. Sepáralas bien unas de otras para a
que al subir en el honro no se toque y se peguen. Una tercera vez, tendrán que crecer hasta casi duplicar su volumen, esta vez, ya con forma de tortitas. Finalmente, pintamos de huevo y con la punta de una tijera, hacer 4 pequeños cortes en cada torta.

Meteremos en el horno precalentado hasta que estén ligeramente doradas. Dejarlas enfriar un poco sobre una rejilla y untar con miel y espolvorear con azúcar. De todas formas sin miel y azúcar también están muy buenas.

0 comentarios: