12 ago. 2012

piel de naranja y jengibre molido


De vez en cuando cae en mis manos alguna receta que lleva algún tipo de especia o aromatizante que no tengo. Por eso esta vez he querido preparar un par de ellos. En esta entrada os explico cómo he preparado piel de naranja molida y jengibre molido. Lo del jengibre debo reconocer que lo he descubierto hace poco. Sabía que tenía muchas propiedades, pero no sabía que pudiera quedar tan bien en repostería. Todo un descubrimiento...

Para preparar la piel de naranja molida tan sólo tienes que pelar unas naranjas con un pelador y colocarlas en una bandeja. Intenta no coger la parte blanca para que no amargue. Puedes secar las peladuras en el horno, pero para evitar que se te queme lo mejor es que pongas un plato de cristal transparente encima de las peladuras de naranja y las pongas al sol unas horas. Cuando veas que la piel está bien seca, trocéala y muélela en el molinillo eléctrico. Mete los trocitos de naranja en un frasco de cristal y ciérralo para conservar todo el aroma de la naranja. 



Para hacer el jengibre molido corta en rodajas finas la raíz de jengibre, quita la piel y seca los trozos en el horno o al sol como he explicado anteriormente. Después muélelo y guárdalo en un frasco de cristal. No tiene más misterio...


1 comentario:

sofiaaurora dijo...

Gracias por la idea, besos