20 abr. 2018

helado de leche quemada

helado de leche quemada

Hoy vengo de nuevo con una receta de helado. Ya os dije que tenía una larga lista de helados para preparar esta primavera, así que supongo que no os habrá sorprendido que la receta de hoy sea esta. Por Internet he visto que lo llaman helado de leche quemada, pero también podría llamarse helado de caramelo o helado sabor flan. Cuando lo preparé y lo probé antes de congelar, me pareció que estaba muy rico, pero que simplemente sabía a flan de huevo casero. Sin embargo, cuando lo probé de nuevo convertido ya en un helado, con un poco de caramelo líquido y unas avellanas tostadas, me di cuenta de lo equivocada que estaba. Resumiendo, que está muy bueno y que espero que os animéis a prepararlo.

Ingredientes:
1 taza y 1/2 de leche entera
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1 rama de canela
3/4 taza de azúcar más 2 cucharadas
2 huevos grandes
1 taza y 1/2 de nata para montar (38%)

Preparación:
En una cacerola pequeña calienta a fuego medio la leche, la vainilla y la canela durante 10 minutos. No la dejes hervir.

Mientras tanto, en una cacerola mediana, agrega 3/4 tazas de azúcar y ponla a fuego medio-bajo. Deja que el azúcar comience a disolverse, girando y moviendo la olla de vez en cuando, hasta que el azúcar se derrita. No uses ningún tipo de cuchara para removerlo, simplemente mueve la cacerola cogiéndola de las asas. Tardará en disolverse y dorarse ligeramente aproximadamente unos 8 minutos. No dejes que coja demasiado color porque podría quemarse y le daría mal sabor al helado. Retíralo del calor y reserva.

Retira la rama de canela y echa la leche poco a poco sobre el caramelo batiendo sin parar con unas varillas. El caramelo reaccionará haciendo muchas burbujas, pero debes continuar echando la leche a un ritmo lento y constante y batir rápidamente hasta que el caramelo se disuelva. Si parte del caramelo se endurece en el fondo de la perola, colócala a fuego medio y remueve con las varillas hasta que se diluya. Retira del fuego.

En otro recipiente, bate los huevos y las 2 cucharadas restantes de azúcar hasta obtener una crema espumosa. Echa muy despacio y alternando la leche con caramelo y la nata (sin montar), batiendo continuamente hasta que todo esté bien mezclado.

Vierte la mezcla en la heladera o en el congelador. Si optas por el congelador, echa la mezcla en un recipiente metalizado y bate cada media hora hasta obtener la consistencia deseada.

Fuente: Pati Jinich.

1 abr. 2018

fondant casero

fondant casero

El otro día estuve buscando una receta para la cobertura de azúcar que llevan los eclairs y para mi sorpresa encontré una receta de fondant casero sin glucosa perfecta para ello. Es muy fácil de hacer y dura aproximadamente un año.

De momento sólo he usado en líquido para 
el glaseado de los eclairs y en sólido para hacer ojos de azúcar para  prepararles a mis hijos "meriendas divertidas". Algún día las publicaré en este blog. 

Ingredientes:
100 g. de agua
300 g. de azúcar glas
1 cucharilla miel de acacia

Os dejo también la receta de fondant con glucosa. 
La preparación y conservación es similar en ambos casos. Yo nunca la he hecho, así que no os puedo explicar la diferencia entre una y otra, pero seguramente la de glucosa será mejor para hacer figuras y tartas de fondant. La que yo hago es más que suficiente para glaseados en pastas y pasteles. 

Ingredientes:
225 g de azúcar en polvo comprada
25 g de glucosa
75 g de agua

Preparación:
Antes de comenzar te recomiendo que dejes todos los utensilios preparados, ya que la masa solidifica muy rápido.

Prepara un recipiente con agua fría y varios cubitos de hielo para detener la cocción del almíbar. En una perola pequeña pon el agua, el azúcar y la miel. Mezcla bien para que no quede ningún grumo y pon a hervir hasta llegar a los 114 °C. Para ello necesitarás un termómetro de cocina.

Inmediatamente aparta del fuego y mete la perola en el recipiente con agua fría. Espera hasta que la temperatura de la masa llegue a 75 ºC y saca la perola de nuevo. Bate con la batidora eléctrica usando las varillas de amasar durante 3 minutos o hasta que la mezcla se vuelva blanca y espesa. Espesará rápidamente, así que pasa la masa a una encimera y amasa primero con una espátula durante 3 minutos y después a mano otros 3 minutos más. Tienes que aplastar la masa y plegar sobre si misma como si hicieras masa para pan. El resultado debe ser una masa uniforme, brillante y en la que al presionar con el dedo se quede la marca en ella.

Haz una bola y guarda en un recipiente hermético a temperatura ambiente durante 3 días para que madure. Pasado este tiempo la masa estará lista para ser usada.

Para glasear eclairs necesitas un fondant más líquido. Para ello derrite la cantidad de fondant necesaria al baño María. Derrite el fondant controlando bien la temperatura para que no exceda los 37 °C, de lo contrario perdería su brillo. Deja de calentar tan pronto como el fondant comience a ablandarse y mezcla bien fuera del fuego con una cuchara. Si es necesario añade media cucharilla de agua, agua de azahar, agua de rosas, café... para obtener la consistencia deseada. Una vez que el fondant se ha derretido pasa rápidamente cada eclair por el. Al enfriarse solidificará ligeramente. Como veis en la foto los eclairs quedan como los delas pastelerías.


eclair con glaseado fondant



GuardarGuardar

helado de Nutella

helado de Nutella

Hoy le toca el turno al helado de Nutella. He preparado dos versiones, una con huevo y otra sin huevo. Las dos están muy ricas, pero tienen un sabor y una cremosidad diferente.

Comenzaré por el helado de Nutella sin huevo. Como veis en las imágenes, en esta versión el helado tiene un color más claro. Además, es menos cremoso, pero en su favor diré que se nota mucho más el sabor a Nutella. Además, es la receta más fácil y rápida de preparar.

Ingredientes:
380 ml de leche
200 ml di nata para montar
40 g. de azúcar
120 g. de Nutella

Preparación:
Mezcla bien la leche, la nata sin montar, el azúcar y la nutella.

Echa la preparación en la heladera y sigue las indicaciones del manual o échala en un recipiente metalizado y mételo en el congelador. Cada media hora aroximadamente bate a mano con una varilla. Cuando veas que ya va espesando, mezcla cada 15 minutos hasta conseguir la consistencia deseada.

Antes de servir, saca el helado del congelador y déjalo a temperatura ambiente durante 10-15 minutos.

Como podéis ver en la imagen posterior, el helado de Nutella con huevo es más oscuro y cremoso. Al llevar huevo, la preparación es algo más laboriosa.

helado de Nutella

Ingredientes:
240 ml de leche
360 ml de nata
100 gramos de azúcar
200 gramos de Nutella
100 gramos de chocolate negro
6 yemas de huevo
100 gramos de avellanas trituradas

Preparación:
Derrite el chocolate troceado y la Nutella en un recipiente al baño María y reserva.


Bate las yemas de huevo y la mitad del azúcar en un tazón hasta que la masa resultante sea pálida y espesa (3 o 4 minutos).
Pon la leche, la nata y el resto del azúcar en un cazo y calienta a fuego medio removiendo de vez en cuando para que no se pegue el azúcar. Cuando empiece a hervir, apaga el fuego.
Añade las yemas batidas y vuelve a encender el fuego. Cuece la crema resultante a fuego lento sin dejar de remover hasta que espese y la masa recubra el dorso de una cuchara de madera. No permitas que la mezcla hierva o se cuaje.
Vierte en un bol y añade el chocolate deshecho. Bate la mezcla hasta conseguir una masa homogénea.
Deja enfriar a fondo, ya sea en la nevera o introduciendo el recipiente en un balde de agua con hielo.
Mézclalo en una heladera, de acuerdo con las instrucciones del fabricante, hasta que se congele completamente.

Fuentes: Giallozafferano y Recetas de helados.



15 mar. 2018

helado de chocolate blanco

helado de chocolate blanco

Poco queda para dejar atrás el invierno y nada mejor que comenzar la primavera comiendo un helado. Son varios los 
sabores nuevos que quiero preparar este año y he decidido comenzar por un helado que sabía que iba a gustar muchísimo a todos los miembros de mi familia, el helado de chocolate blanco. El éxito ha sido tal que hasta uno de ellos me ha pedido que no lo haga más por estar, y cito textualmente, "demasiado bueno". El color, la textura cremosa y su delicioso sabor han hecho que este helado pase a los primeros puestos en la larga lista de helados que preparo en casa. Os aseguro que está riquísimo.

El helado lo podéis comer tal cual, pero sobre una tostada francesa rociada con sirope de naranja, está increíble. Os podréis imaginar lo rico que estaba, ¿verdad?

Ingredientes:
160 g. de chocolate blanco
120 g. de leche
100 g. de azúcar
250 g. de mascarpone
250 g de nata para montar (35 % materia grasa)

Preparación:
Echa en un bol el chocolate blanco, la leche y el azúcar y mezcla todo al baño maría. Cuando el azúcar y el chocolate se hayan disuelto, aparta del fuego y deja enfriar.


Añade el mascarpone en tres veces y bate cada vez con una batidora normal. Deja reposar 3 horas en el frigorífico.

Por último, añade la nata sin montar, mezcla bien y echa la mezcla en la heladera. Si no tienes heladera, echa la mezcla en un bol metalizado y mezcla con una espátula cada 30 minutos. Cuando veas que ya va espesando, mezcla cada 15 minutos hasta conseguir la consistencia deseada.


Para la tostada francesa tan sólo necesitas rebanadas gruesas de pan de molde sin corteza, huevo, un chorrón de nata y un poco de azúcar. Mezcla el huevo, la nata y el azúcar y echa las rebanadas para que se empapen por ambos lados. Fríe cada rebanada en una sartén con un poco de mantequilla y después rocíalas con sirope de naranja.

Para el sirope de naranja tan sólo tienes que hervir durante 2 minutos 150 ml de zumo de naranja, 220 g. de azúcar y 1 cucharada de piel de naranja rallada. El sirope que te sobre, lo puedes guardar en el frigorífico durante varios meses y usarlo para rociar crepes, pancakes, bizcochos...



7 mar. 2018

bizcocho de garbanzo

bizcocho de garbanzo

Me quedaba un poco de harina de garbanzo y preguntando por la red he conseguido varias ideas interesantes para utilizarla. Las iré publicando conforme las vaya haciendo. Comenzamos con un rico bizcocho. 


El bizcocho de hoy está elaborado solamente con este tipo de harina y contrariamente a lo que podáis pensar queda esponjoso y muy rico. Por su sabor es apto para cualquiera, pero al no tener gluten es perfecto para celíacos.

La receta original lleva aceite de oliva, pero yo prefiero usar aceite de girasol porque no me gusta que se note el sabor a aceite de oliva en los pasteles. Lo dejo a vuestra elección. Con estas cantidades, necesitaréis un molde redondo de 20 cm de diámetro. Mi molde es de 24 cm, así que le he añadido el accesorio para hacer bizcochos en forma de aro y me ha quedado igual de bien.

Ingredientes: 
5 huevos medianos
una pizca de sal
200 g. de azúcar
250 g. de harina de garbanzos tamizada
12 g de levadura química Royal
100 g. de leche entera
100 g. de nata para montar
80 g. de aceite de oliva virgen extra
25 g. de anís
azúcar glas para decorar

Preparación:
Monta las claras a punto de nieve con una pizca de sal y reserva. 

Aparte, bate las yemas y el azúcar hasta obtener una crema más clara. Echa la nata sin montar, la leche, el aceite y el anís. Mezcla hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Añade la harina y la levadura. Mezcla bien y por último, añade las claras a la masa. Mezcla suavemente con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes para que las claras se bajen lo menos posible.

Unta el molde con mantequilla y un espolvorea con un poco de harina. Echa la masa en el molde y hornea en horno precalentado a 180 ºC durante 45 minutos o hasta que la introducir la punta de un cuchillo, ésta salga limpia. Coloca el molde en el centro del horno.

Unos minutos antes de terminar el tiempo de horneado, yo coloco la parrilla del horno en la parte más alta del mismo y sobre ella pongo una tapa o un papel de aluminio para evitar así que el bizcocho se dore demasiado.

Cuando el bizcocho esté hecho, sácalo y déjalo enfriar. Espolvorea con azúcar glas antes de servir.

bizcocho de garbanzo


Fuente: Mercado Calabajío.