26 abr. 2018

bizcopan

bizcopan

Hace unos días vi esta receta en Internet y no pude resistirme. Se trata de una combinación de pan blanco y bizcocho de chocolate. El contraste de texturas es muy interesante y como ya os podréis imaginar con un poco de Nutella está delicioso. Por lo visto es un pan de molde muy habitual en muchas panaderías de Taiwan. Es muy fácil de preparar y el bizcocho es muy esponjoso y muy tierno.

Yo he puesto las cantidades para un molde pequeño de 18,5 cm de largo, 9 cm de ancho x 5 cm de profundidad y mi consejo es que, para aprovechar el horno, dupliquéis las cantidades y hagáis dos panes ya que los podéis cortar en rebanadas y congelar. Sigue estando muy bueno una vez descongelado.

Ingredientes:

Masa de pan:
120 g. de harina de fuerza
20 g. de azúcar
1/8 cucharadita de sal
15 g. de huevo
1/2 cucharadita de levadura seca
55 g. de agua o leche
10 g. de mantequilla a temperatura ambiente

Bizcocho de chocolate:
2 yemas de huevo
15 g. de azúcar
18 g. de aceite de girasol
18 g. de agua
33 g. de harina de repostería
1 cucharadita maizena
1/8 cucharadita de polvos de hornear
1 cucharada de cacao en polvo
1 pizca de bicarbonato de sodio
1 pizca de sal
2 claras de huevo
25 g. de azúcar

Preparación:
Unta el molde con mantequilla y un poco de harina.

Para preparar la masa de pan tienes que mezclar todos los ingredientes, excepto la mantequilla y amasar. Cuando esté todo bien mezclado, incorpora la mantequilla, y amasa hasta que se forme una masa muy elástica. Deja reposar la masa tapada con un paño durante 50 minutos.

Pasa la masa, divídela en tres porciones iguales y dales forma de bola. Pon cada bola en el molde y déjalas reposar durante 20-25 minutos.

Mientras, precalienta el horno a 170 ºC.

Ahora prepara el bizcocho. Mezcla muy bien con ayuda de unas varillas las yemas con el azúcar. Agrega el aceite y mezcla bien. Después el agua y después los ingredientes secos tamizados (harinas, cacao, bicarbonato, polvos de hornear, sal). Mezcla todo bien.

Aparte, bate con la batidora eléctrica dos claras de huevos y el azúcar hasta que se forme un merengue firme. Incorporar este merengue poco a poco a la mezcla anterior. Mezcla con movimientos envolventes hasta que todo el merengue haya desaparecido.

Echa esta mezcla por encima de las bolas de masa en el molde. Extiendela con una paleta y asedúrate de que no queden espacio sin llenar.

Hornea a 170 ºC durante 30-35 minutos. Deja reposar 5 minutos fuera del horno y desmoldaa con cuidado. Deja enfriar totalmente sobre una rejilla y decora con azúcar glas al gusto.

Fuente: Mis recetas favoritas.

Guardar


No hay comentarios: