pastel de queso y uvas

15 abr. 2014

Nunca había utilizado uvas para adornar una tarta, que si manzanas, fresas, moras... pero reconozco que nunca se me había ocurrido poner uvas encima de un pastel. Un día ojeando uno de mis viejos libros de repostería vi la receta y como en la foto tenía muy buena pinta, me apeteció probar. Si te gusta la fruta, este pastel te gustará. La base del pastel está riquísima y el relleno hecho con nata y queso crema combina muy bien con la base y con la fruta. Para darle un aspecto más brillante he utilizado gelatina de manzana y ha sido todo un acierto. Puedes ver la receta aquí.

Ingredientes:
Para la base:
100  g. de mantequilla a temperatura ambiente
50 g. de azúcar
1 huevo
50 g. de almendra tostada y molida
peladura de 1/2  limón
150 g. de harina tamizada
1 pellizco de sal
Para el relleno:
100 g. de queso crema
170 ml de nata
1 sobre de 2 g. de agar-agar
55 g. de azúcar
1 sobre de azúcar vainillada
Para la cobertura:
uvas de varios colores
gelatina de manzana

Preparación:
Mezcla con las varillas eléctricas la mantequilla y el azúcar. Después, añade el huevo y mezcla bien.

Echa la almendra molida, un pellizco de sal y la ralladura de limón. Por último, añade la harina tamizada. Mezcla bien todos los ingredientes con una espátula.

Si el molde es desmontable, pon papel de hornear en la base. Ciérralo y unta la base y las paredes con mantequilla y espolvorea con harina. Extiende la masa por toda la superficie. Para los bordes lo mejor es usar una manga pastelera sin boquilla. Así te quedará la misma cantidad por todo el borde.

Pincha con un tenedor y cubre con papel de horno y pon encima legumbres secas o como he hecho yo pon la base de otro molde algo más pequeño para que la masa no suba al hornearla. Hornea en horno precalentado a 180 ºC durante 20 o 30 minutos.


Saca del horno la base y déjala enfriar mientras preparas el relleno. 

En una olla pequeña pon a calentar la mitad de la nata y el azúcar. Aparte, en un recipiente bate el queso con la nata restante y la vainilla. Mezclar ambas preparaciones y echa el agar-agar disuelto en un poco de leche o nata. Mezcla y cuando veas que se espesa un poco, échalo sobre la base del pastel. 

Mientras se va espesando del todo, corta las uvas por la mitad, quítale las semillas y colócalas sobre el pastel. Para darle brillo pincela toda la parte superior del pastel con la gelatina de manzana. Una vez hecho esto, mete el pastel en el frigorífico para que se enfríe bien.


3 comentarios:

  • Ana Melm

    Que gusto ver ese pastel tan precioso! Si da hasta pena pensar en cortar un trocito... está tan mono!

  • Julia. Petites Sucreries.

    Que pinta más buena! Queda muy graciosa con las uvas! Un beso

  • Maitza

    Gracias por los comentarios. Sois muy amables.
    Saludos...