27 mar. 2012

pastel de crepes y calabacín


¡Riquísimo! Es la primera vez que hago este pastel de crepes y me ha encantado. Además de rica, es una receta sana, con un toque muy mediterráneo y todos los ingredientes combinan de maravilla. Otra receta que repetiré más a menudo.


Ingredientes:
Para las crepes:
100 g. de harina normal
200 ml de leche
1 huevo
1 pellizco de sal

Para el relleno:
500 g. de calabacín
1 ajo
aceite de oliva
pimienta negra
sal

Para la besamel:
60 g. de mantequilla
60 g. de harina
leche (la que cunda)
nuez moscada
sal

Para la salsa de tomate:
700 g. de tomate maduros
2 ajos
varias hojas de albahaca
aceite de oliva
sal

Para la cobertura:
queso parmesano

Preparación:
Comienza preparando las crepes. Para ello tan sólo tienes que mezclar todos los ingredientes hasta que no queden grumos. Echa un poco de mantequilla en una sartén pequeña antiadherente y echa un poco de la preparación. Dale vueltas a la sartén para que se reparta bien. Cuando esté ligeramente dorado, dale la vuelta. Recuerda que las crepes deben quedar lo más fino posible. Coloca las crepes en un plato según los vayas haciendo y reserva. Los puedes hacer incluso unas horas antes.

Lava y corta  en rodajas finas los calabacines. Corta un ajo finamente y sofríe en un poco de aceite. Cuando esté ligeramente dorado, añade el calabacín. Salpimienta al gusto y cocina a fuego medio hasta que el calabacín esté hecho. De todas formas a mi no me gusta cocinarlo demasiado.

Mientras, prepara la salsa de tomate. Para ello haz un corte en cruz por el extremo del tomate y échalos dos minutos en agua hirviendo. Sácalos y pélalos. En una sartén sofríe los ajos y cuando estén ligeramente dorados añade el tomate y sal al gusto. Cocina a fuego bajo durante 20 minutos y aplasta los tomates un poco. No tienen que quedar como la salsa de tomate, sino en trocitos. Cuando apagues el fuego, echa las hojas de albahaca cortada en trozos grandes.

Ya sólo te queda la besamel. Echa la mantequilla en un sartén a fuego medio. Cuanto se disuelva, echa la harina y mezcla bien durante unos minutos. Añade poco a poco leche caliente y mezcla sin parar para que no se hagan grumos. Echa sal y nuez moscada al gusto. No especifico la cantidad de leche porque siempre lo hago a ojo, cuando mi besamel adquiere la consistencia deseada dejo de añadir leche.

Comienza a montar el pastel. Yo he usado una fuente pequeña redondeada. Echa un par de cucharadas de besamel en el fondo. Coloca encima la primera crepe. Después echa encima del crepe dos o tres cucharadas de besamel, un poco de calabacín, salsa de tomate y cubre con la segunda crepe. Repite esto hasta terminar todas las crepes. Cierra el pastel con una crepe y espolvorea de queso parmesano. Hornéalo en horno precalentado a 170 ºC durante 25 minutos.



3 comentarios:

Núria dijo...

Pero que original no??? no había visto nunca un pastel de crepes...el relleno riquísimo...besos

Belenusky dijo...

Me dan ganas de hacerlo hoy mismo.
Ya te contaré.

Maitza dijo...

Al dia siguiente, incluso frío estaba riquísimo. Espro que os animéis y lo hagáis.
Abrazos...