4 dic. 2011

pesto genovese


Me encanta la pasta con pesto genovese. Cada vez es más conocido por aquí, pero yo lo probé por primera vez hace unos 9 años en Italia y por entonces no se conocía, al menos yo no. Al principio se me hizo raro comer la pasta con esta salsa, pero poco a poco me acostumbré a su sabor y hoy por hoy es uno de los platos de pasta que más a gusto me como.

Todos los años me compro un par de plantas de albahaca para poder recoger sus hojas y preparar este pesto. Suelo congelarlas hasta conseguir la cantidad suficiente para hacer un frasco de pesto genovese. Si no congelas las hojas, puedes preparar el pesto y después congelarlo.

Ingredientes:
2 cucharadas de piñones 
20 hojas de albahaca fresca 
1 ajo 
2 cucharadas de queso parmesano recién rallado
2 cucharadas de queso de oveja fuerte recién rallado
aceite de oliva virgen extra

Preparación:
Batir todos los ingredientes hasta obtener una crema. Fácil ¿verdad?.


Si no tienes piñones, puedes sustituirlos por unas nueces.


3 comentarios:

Sory Escudero dijo...

La pasta está deliciosa con esta salsa. Te quedo rica,rica.
Besitos

Fernando FS dijo...

Siempre me intrigó que muchos platos propuestos en las cartas en un viaje por Italia vinieran acompañados del calificativo "al pesto", que me decía tan poco como "prosciuto" y demás téminos tan "italianinis". Creo que tras leer atentamente esta receta pillada al vuelo me ha quedado mucho más claro. Otra cosa es que lo intente, pues tanto para esta como para las referidas a elaborar los deliciosos tipos de pan que recorren este blog, me parece que requieren de mucha mano...(la que parece que tiene quien administra lo describe). Una anécdota: En un pequeñísimo pueblo de Francia -zona de la Provenza- conté hasta ¡cuatro panaderías!, de las que salía un olor que resucitaba a los muertos. Por estos lares echo de menos esa práctica, pero todo se andará si como parece hay talento para ello...

Maitza dijo...

Gracias por los comentarios! Fernando estoy de acuerdo contigo. Hace poco vi en la televisión un programa sobre la importancia del pan en Francia y era alucinante. Para los franceses es un alimento importantísimo y curan hasta el más mínimo detalle. Por desgracia aquí esto se ha perdido. Tal vez no le hemos dado al pan la importancia que se merece, pero nuestros abuelos cuando comían pan, lo comían de buena calidad. Aquí se han perdido formas de pan variadas, nombres, hornos de leña... y calidad. De todas formas, yo también soy optimista y espero que con esto de Internet la mentalidad acerca de lo que es un buen pan cambie. De todas formas, hacer pan en casa es muy sencillo, yo llevo tan sólo dos años haciéndolo. Mi consejo: comienza por uno sencillo tipo pan payés o pan pita y poco a poco irás aprendiendo algo más elaborado. Te aviso: hacer pan engacha. Un saludo...