pizza

23 sept. 2011

Si algo no falta en casa es la pizza. Seguramente en Internet habrás encontrado montones de versiones para hacer la masa, y esta es simplemente una más. Eso sí está riquísima. Si te acostumbras a ella, no podrás volver a comer una pizza comprada, a no ser, claro está, que la compres en Italia.


A la clásica margarita me gusta añadirle un poco de rúcula. ¡Está increíble!


Vamos a la receta...

Ingredientes:
300 g. de agua o leche
25 g. de levadura fresca de panadería
500 g. de harina fuerza
harina de sémola de grano duro
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de sal

Preparación:
Para hacer la masa diluir la levadura y el azúcar en el agua o la leche templada y echarla a la harina tamizada. Amasar bien.

Una vez mezclada, añadir 2 cucharadas de aceite y 1 de sal. Mezclar todo bien y al final hacer una bola y hacerle un corte en forma de x.

Dejar reposar la masa dentro de una fuente de cristal y cubierta con un paño húmedo durante unas horas. Para saber cuándo está lista la masa, echar un pequeña bola de masa en un vaso de agua y cuando suba a la superficie quiere decir que la masa que has dejado en la fuente ya ha fermentado. De todas formas, cuanto más tiempo la dejes fermentar, más rica será la masa. Por ello, yo la suelo dejar unas tres horas. A mi me gusta separar la masa en dos partes y ponerlas a fermentar en dos fuentes diferentes para hacer dos pizzas más finas.

Transcurrido este tiempo la masa habrá aumentado el doble. Girar la fuente y echarla en una superficie plana con papel de horno (en el que habrás echado un poco de harina de sémola de grano duro) y desgasificarla con los puños. Extender la masa hasta obtener el grosor deseado.

Pasar la masa a la bandeja del horno y pinchar toda la pizza con un tenedor y echarle un poco de aceite de oliva. Añadir la salsa de tomate casera y el orégano.

Meter al horno a unos 200º. Pasados 10 minutos añadir un poco más de tomate, la mozzarella y por encima de esta añadir jamón de york . Hornear por otros 10 minutos más o menos. Una vez fuera del horno, añadirle la rúcula.